This website uses own and third-party cookies for statistical purposes.I accept the terms and conditions. Si continuas navegando estás aceptándola.

Dos nuevos reconocimientos de la arquitectura moderna en Álava

La Delegación en Álava del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro se ha sumado a la celebración del Día Mundial de la Arquitectura con el reconocimiento de dos nuevos edificios significativos de la arquitectura moderna en nuestro territorio.

En esta ocasión se han colocado dos nuevas placas en dos edificios de viviendas de los arquitectos Guinea y Apraiz, e Ignacio Lasquíbar, en lo que pretende ser una llamada de atención sobre el patrimonio del siglo XX, que a veces por ser extenso y muy reciente, es poco valorado por la sociedad y las administraciones responsables de su protección. 

Viviendas. Calle Santiago, 15 y José Mardones, 17

Jesús Guinea y Emilio Apraiz. 1942

Es un edificio de viviendas, situado en esquina que se compone de planta baja más cuatro. Alberga tres viviendas por planta y local en planta baja. La alineación de las fachadas en planta baja y primera es continua y retranqueada respecto del resto de las plantas, se generan tres volúmenes en vuelo diferenciados, uno en cada fachada  y otro en la intersección de las fachadas que se resuelve con una rotonda.  

Viviendas. Calle Florida 55 y Pío XII, 4.

Ignacio Lasquíbar. 1959-1961

Se trata de un conjunto de doce viviendas con fachada a tres calles. La fachada a la calle Florida se compone con un elemento central de galería acristalada con balcones trapezoidales a ambos lados, todo ello situado sobre un paño ciego.

Oct. 3 2017

#diamundialdelaarquitectura #docomomoiberico

Alerta: La Casa Durana de Sáenz de Oíza, en peligro

‘la casa, como la rosa, es un ser entreabierto’

Desde hace unos meses se ha puesto a la venta la vivienda que Francisco Javier Sáenz de Oíza proyectó para Fernando Gómez en Durana (Álava) en 1959. Esta obra es sin lugar a dudas el ejemplo más importante de la vanguardia doméstica de la década de los 50-60 en el País Vasco. Una arquitectura que sugiere un giro en los planteamientos de Oíza al tantear fórmulas críticas con el racionalismo ortodoxo para -sumando- incorporar lo orgánico como pauta proyectual.

Hay un momento en el que recuperar la mirada hacia la tradición para incorporarla a la modernidad era la única vía de salvación de esta. Un camino que se separa del puro funcionalismo y recupera la atención sobre el valor simbólico y el poder evocador de la arquitectura.

Oíza se cuenta entre los pioneros de ese cambio de tercio. Y esta casa es un claro testigo.

La vivienda Fernando Gómez es un elogio del paraíso. Un paraíso invertido construido con muros sólidos pero que, al contrario que el hortus conclusus de la casa patio de otras latitudes, es la casa la que se dispone dentro del Jardín. Y son los muros abiertos y disonantes los que dejan pasar al interior el paisaje circundante, que es un bosque ricamente construido. De espinos, de árboles de hoja caduca, de pequeñas terrazas, plataformas y discretas construcciones auxiliares que se adosan a los límites adoptando su forma.

Una vivienda que es una estructura elemental -una cubierta el origen de la arquitectura- pero que da lugar a una solución compleja… ‘un ente complejo con una forma muy elemental. Una casa cerrada desde fuera pero abierta desde dentro’. Así planteaba el arquitecto que debería ser la arquitectura, considerando estas contradicciones (¡y tantas otras!) no como impostura o falta de la verdad sino como salida inclusiva a la crisis de la modernidad.

La casa Fernando Gómez está claramente inspirada en la arquitectura de Frank Lloyd Wright, algunas de cuyas obras pudo conocer en el viaje que realiza unos años atrás, al poco de finalizar la carrera. La casa Palmer en Michigan o la casa Randall en California -posteriores al viaje- guardan muchas similitudes con la casa Fernando Gómez: una planta que se desarrolla a partir de la chimenea, el elemento vertical y central imprescindible; el uso de amplias cubiertas inclinadas que se extienden más allá de los límites de la casa, como si esta fuera un tenderete primigenio; la no ortogonalidad en la organización de los espacios, compartimentados por muros libres que concatenan las estancias y anuncian la secuencia…, o una utilización de materiales que hacen clara referencia a la tierra, ‘entendiendo que el hombre es ocupante del mundo y comprendiendo su destino en la tierra y su paso por la tierra’, como diría Oíza. Es emocionante saber que la casa Paul Olfelt (1958-60) de Frank Lloyd Wright, con tantas semejanzas con la que nos ocupa, se proyectó y construyó en los mismos años.

El hecho es que la casa Fernando Gómez lleva a la venta desde hace unos cuantos meses y los que conocemos de esta realidad y apreciamos los valores de esta obra tememos por el futuro de la misma. La vivienda está en el término municipal de Arratzua-Ubarrundia, un municipio pequeño localizado cerca de Vitoria-Gasteiz en la carretera a Bergara. No consta que el edificio esté catalogado y mucho menos aparece en el inventario de Bienes de Interés Cultural de la provincia de Álava, en donde el listado lo completan obras consideradas como históricas, muy anteriores en todo caso a toda contemporaneidad más o menos reciente.

Desde el punto de vista burocrático, es probable que el Ayuntamiento de Arratzua-Ubarrundia, consignatario público y directo de la protección del edificio, no tenga medios técnicos y humanos para proceder a agilizar el expediente de protección. Desconozco, este es otro asunto, si comparte el criterio. O si tiene voluntad e interés. Son malos tiempos para el patrimonio construido contemporáneo. Lo que sí es cierto es que la vivienda se venderá, ojalá a un buen comprador, pero que esto es una carrera. El anuncio se puede ver en Idealista, referencia 36722440. No es una vivienda para comprar y demoler, porque en el entorno existe cierta oferta de parcelas a un precio más competitivo. Por lo tanto sería una insensatez. Económicamente absurdo. Es una vivienda ‘asequible’ para quien sepa apreciarla y no necesite reformarla pero tiene un precio fuera de mercado para realizar cualquier operación contraria a su conservación. Las referencias inmobiliarias a viviendas unifamiliares más fácilmente asimilables por el comprador tipo de un gusto menos comprometido, son numerosas. Quizá salve a esta vivienda de posteriores intervenciones un cierto tipo de selección natural en cuanto al perfil del comprador. Deseamos que alguien dotado de cierta sensibilidad o amor por la cultura construida sea el que la compre. Alguien que comprenda que la vivienda, sus espacios, su distribución y su estado de conservación son en su conjunto un regalo para la vida.

Por último, por su configuración orgánica y su particular distribución, la casa Fernando Gómez es una pieza ‘inreformable’, valga la expresión. Y está muy bien conservada y mantenida. Esos dos factores juegan a su favor.

Deseamos que quien se interese en la compra de la vivienda la observe con ojos comprensivos y que sea consciente del valor añadido del inmueble y del prestigio de la obra arquitectónica. Sabemos que la propiedad actual, descendientes del cliente que encargó la casa al arquitecto, y que ha sido exquisitamente cuidadosa con la conservación de la vivienda, es la mayor interesada en que la operación de compraventa vaya acompañada de la transmisión convenientemente de este legado.

Pero preocupa que el comprador no sea atento a la vivienda. Y que ésta pueda alterarse en lo sustancial. Tirar o modificar cualquiera de los muros radiales; rasgar los ventanales o desfigurar sus huecos; distorsionar el sabor de esos materiales y acabados, o trastocar los detalles constructivos de barandas, chimeneas o remates… es despreciar los valores de esta casa.

Por lo tanto, estamos ante una vivienda excelentemente bien conservada pero extraordinariamente delicada, sin ninguna protección, a la venta, y en un término municipal cuyo tamaño administrativo quizá no permita agilidad en las maniobras que se necesitan para su salvaguarda, máxime en casos de patrimonio reciente.

Hay una serie de administraciones o entidades que pueden coordinarse y dedicar un tiempo para gestionar la protección de uno de los pocos ejemplos de vivienda unifamiliar del País Vasco a caballo entre la tradición del caserío y la vivienda moderna. Por cercanía, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, que dispone de técnicos con buen criterio y que pueden ayudar puntualmente en esta importantísima pero por otro lado lenta gestión; la Diputación Foral de Álava a través de su Servicio de Patrimonio; Eusko Jaurlaritza – Gobierno Vasco a través de su Centro de Patrimonio Cultural; la Asociación Cultural Centro Vasco de Arquitectura Accva, perteneciente al ICAM y dependiente de la Universidad del País Vasco; o incluso el Centro IPCE. Instituto del Patrimonio Cultural de España, dependiente del Ministerio de Cultura; otros entes relacionados con la cultura que podrían tan siquiera sumarse a la iniciativa de protección del edificio, como la Fundación Sancho el Sabio Fundazioa, que es un centro de documentación sobre la cultura vasca dependiente de la Fundación Vital Kutxa; el impulso de otras instituciones relacionadas con la cultura como el ARTIUM, Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo, o fundaciones similares que velan por la protección del patrimonio construido contemporáneo como el DOCOMOMO Ibérico. Es importante que estas agrupaciones permanezcan alerta.

No se nos puede olvidar el ámbito de influencia de los Colegios de Arquitectos: por supuesto el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España y, en nuestro ámbito, el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro; más en concreto, el requerimiento de una posicionamiento urgente a la Delegación en Álava del Colegio; puede ser interesante incluso solicitar la atención y colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, dada la reciente experiencia de la Casa Vallet de Goytisolo de Juan Antonio Coderch, de futuro todavía incierto, pero en la que actuaron con acierto y rapidez al informar a las administraciones local y autonómica del expediente de demolición y paralizar o al menos demorar (¡ay…!) su ruina, constatando que ‘entre varios’ se pueden evitar desastres como los que en fechas recientes hemos conocido: 

Son más los ejemplos recientes de descuido hacia el patrimonio construido reciente. Hace pocos meses fue la Casa Guzmán de Alejandro de la Sota, demolida y suplantada por un insensato féretro de granito. Pero aquí en el País Vasco, no lo olvidemos, en el 2008, la Villa Sobrino de Javier Carvajal, otra fantástica mezcla de caserío y vivienda rabiosamente contemporánea.

En el caso de la Villa Sobrino se alertó tarde, el día posterior a su demolición y se sugirió (igual de tarde) lo apropiado que sería emplazar en el edificio una sede relacionada con la cultura.

Hoy repetimos la sugerencia, que agradaría a todas las partes: una sede destinada al desarrollo de algunos servicios del Colegio de Arquitectos, o bien destinado a un centro de interpretación de la arquitectura contemporánea. Un lugar en el que se ponga en valor, va siendo hora, la producción arquitectónica contemporánea y que hace ya unos años el Gobierno Vasco defendió. U otra institución no necesariamente vinculada a la cultura o a la arquitectura, pero que quiera transmitir el aprecio por este tipo de obras. Puede servir esta misma sugerencia para la Casa Huarte de Pamplona, a la venta desde hace ya algunos años.

En las proximidades de la capital de Euskadi, de una ciudad que muchas veces ha sufrido un complejo equivocado de provincianismo periférico y nada favorecedor para su desarrollo cultural, tenemos la oportunidad de participar en la salvaguarda de un icono de la modernidad, obra genuina de un arquitecto indiscutible.

No queramos que sea otro paseante anónimo el que alerte, el día del desastre, y ya demasiado tarde, siempre es tarde, de que la casa Fernando Gómez ha sido desfigurada por un propietario apático.

Oíza fue una torre orgánica, y otra torre técnica en Madrid, una sima misteriosa en Oñati, una ciudad de cajas superpuestas en Alcudia, un cofre hermético para Oteiza en Alzuza, y puede seguir siendo una cubierta para celebrar la vida en Vitoria-Gasteiz.

Aug. 1 2017

El estándar Passivhaus: fiable, con un consumo mínimo y máximo confort

Han pasado más de 20 años desde que se terminó la primera construcción de tipo Passivhaus en Darmstadt, cerca de Frankfurt. Este primer proyecto contaba todavía con un sistema de calefacción convencional, del cual se prescindió en muchos proyectos posteriores. Y lo más importante: el consumo energético es tan bajo en la teoría del estándar formulado como en los edificios reales construidos, y ese primer edificio todavía hoy sigue funcionando según los criterios del cálculo original.

Desde aquella primera construcción Passivhaus, se han construido miles de edificios siguiendo los criterios del estándar y no solamente en Alemania. Hay ejemplos en casi todos los países europeos, en EEUU, en Japón, así como en climas mediterráneos, como Italia y Francia.

Lo que se ha comprobado en la práctica durante estos veinte años es que se trata de un estándar muy fiable, que cumple con las previsiones de un consumo mínimo, proporcionando al mismo tiempo un confort mucho mayor que las construcciones convencionales.

Llegados a este punto se preguntarán en qué consiste el estándar Passivhaus:

Se trata de un concepto energético aplicable a cualquier estilo de diseño arquitectónico, cualquier estilo de construcción, cualquier material. El consumo energético se reduce a un mínimo gracias a la aplicación de medidas pasivas y de las características técnicas del estándar.

Al tratarse de un estándar implica que se cumplen unos requisitos mínimos, lo cual permite comparar la calidad y prestaciones de la construcción, allí donde está situada.

CONFORT. La idea principal del estándar Passivhaus es conseguir un confort térmico dentro del edificio cuyo aporte de energía necesaria se puede resolver a través del sistema de ventilación, que distribuye la cantidad necesaria de aire fresco para el uso correspondiente del edificio.

¿Cómo se consigue este confort?

Se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización, reduciendo el consumo energético. La demanda energética es tan pequeña que hace posible prescindir de sistemas convencionales de calefacción.

REQUISITOS PARA LA CERTIFICACIÓN SEGÚN PASSIVHAUS INSTITUT, DARMSTADT, ALEMANIA

Se consigue el estándar Passivhaus, cuando se cumplen todos los parámetros de los siguientes requisitos:

  • Demanda máxima para calefacción de 15 kWh/m2a
  • Demanda máxima para refrigeración de 15 kWh/m2a
  • Para edificios con calefacción y refrigeración por aire, se acepta como alternativa también el conseguir una carga para frío y calor menor de 10 W/m2
  • Un valor obtenido mediante el test de presurización “Blower Door” n50 no superior a 0,6/h
  • Un consumo de energía primaria para todos los sistemas (calefacción, refrigeración, ACS, electricidad, auxiliar…) no superior a 120 kWh/m2a
  • Temperaturas superficiales interiores de la envolvente térmica durante invierno mayores a 17°C
  • Sobrecalentamiento verano máx.10%

La superficie de referencia (superficie neta) se tiene que calcular según protocolo Passivhaus. Los requisitos deben ser calculados mediante el programa PHPP actual. Para calcular la energía necesaria para calefacción se puede utilizar el método anual o mensual. Si la demanda para calefacción está por debajo de los 8 kWh/m2a, o si la relación entre las ganancias y las pérdidas de calor (calefacción) es superior a 0,70, se ha de utilizar el método mensual.

CURSO COAVN ÁLAVA

Para profundizar en el conocimiento del estándar Passivhaus y del programa PHPP,  el arquitecto Wolfgang Berger ofrecerá una nueva convocatoria del curso intensivo celebrado el 9 de junio de 2017.

Asi, se celebrará el 26 de junio en la delegación alavesa del COAVN, en horario de 9.00 a 19.30 horas.

El precio para colegiados en el COAVN es de 100 €, y de 75 € para los que suman menos de 5 años de colegiación. Para los colegiados en el COAVN el importe es de 150 €

Es recomendable, aunque no imprescindible, que los alumnos acudan con un ordenador portátil en el que tengan instalada la herramienta PHPP. El ponente trabajará en su portátil con PHPP y mostrará en pantalla su desarrollo.

Los interesados deben enviar un mensaje a secretaria@coavnalava.com antes de las 13:00h del lunes 19 de junio, adjuntando el justificante del pago de la matrícula (información en el 945.230.412)

image

May. 20 2017

#PassivHaus

LOS CONCURSOS DE ARQUITECTURA. CASO ESCORIAZA-ESQUIVEL

Desde hace algún tiempo los concursos de arquitectura se han convertido en un problema económico grave para nuestra profesión. No se trata de poner en tela de juicio su necesidad, ni su capacidad para generar ideas de gran calidad arquitectónica, sino de llamar la atención sobre cuáles son las condiciones económicas en las que los participantes se ven obligados a desempeñar un trabajo intelectual altamente cualificado.

La idea arquitectónica parte del estudio de un programa de necesidades, de hojas en blanco, y de borradores a mano alzada. Hasta poder ser plasmada en planos, infografías y textos que la definan con una precisión suficiente, y conformar una propuesta arquitectónica que soporte una mirada atenta, son necesarias semanas laborales completas, en la mayoría de los casos con la participación de varios profesionales. Todo ello para competir por la mejor idea, la que será el germen del edificio que finalmente se construya.

El problema estriba en el valor que se da a este trabajo. No me extenderé en el enorme valor añadido (social, cultural y económico) que una excelente idea aporta a un edificio y a la propia ciudad.  Pero sí debemos analizar el valor que la administración está dispuesta a otorgar a estos procesos. O, más exactamente, cuánto está dispuesta a invertir en ellos.

La postura del COAVN es clara: los concursos de ideas deben tener una primera fase abierta y anónima, en la que se solicite una documentación mínima para que cada equipo plasme su propuesta arquitectónica. Tras seleccionar las mejores ideas por un jurado experto, debe existir una segunda fase de desarrollo de las mismas, abonando a cada equipo una cantidad económica que se corresponda con la documentación requerida.

La situación real se aleja mucho de esta posición. Las distintas administraciones públicas convocan concursos de ideas pidiendo una documentación cada vez mayor, sin abonar ninguna cantidad a los participantes, los cuales, con la única esperanza de obtener el encargo para elaborar el proyecto en caso de resultar ganador, invierten tiempo, conocimiento, y cómo no, sus recursos económicos.

El “caso Escoriaza-Esquivel”, concurso convocado por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz para las ideas de una de las infraestructuras culturales más importantes de nuestra ciudad,  es especialmente grave. Se piden hasta 5 paneles DIN-A1 y una memoria de hasta 65 páginas en una sola fase, sin abonar ninguna cantidad económica a los participantes. Además, el premio no es la adjudicación del contrato, sino 20.000€ -que evidentemente no cubren los costes laborales y materiales de elaboración de la propuesta- previa cesión de los derechos de propiedad intelectual.

El coste estimado para el edificio es de 5,5 millones de euros, ascendiendo los premios del concurso de ideas a 36.000€ (ganador + 3 accésit). El Ayuntamiento solo está dispuesto a invertir el 0,6% de coste previsto del edificio en seleccionar la mejor idea arquitectónica, solicitando para ello a todos los equipos que se presenten una cantidad de trabajo enorme, sin ninguna contraprestación económica. La repercusión negativa es obvia: precariza el sector de la arquitectura, y perjudica la calidad del servicio prestado a la ciudadanía.

Me gustaría cerrar este mensaje con una reflexión: los arquitectos somos profesionales altamente cualificados que asumimos grandes responsabilidades en nuestro trabajo. Sin embargo, en nuestras reclamaciones ante la Administración solo podremos obtener resultados si trabajamos como colectivo. Quiero poner como ejemplo las gestiones efectuadas, junto con la Decana, para que el pliego del Acuerdo Marco de Coronación fuera lo más incluyente posible, y comunicarte que estamos trabajando para que no se repitan pliegos tan excluyentes como el del PGOU de Vitoria-Gasteiz, y también para que la selección de los profesionales que proyecten las obras del Plan Foral sea más transparente.

En este sentido, y respetando la libertad de cada profesional a presentarse a los concursos que estime oportunos, te invito a que calcules el coste de las horas necesarias para su elaboración, y que reflexiones acerca de las consecuencias que para la sostenibilidad de las empresas de arquitectura –y por ende para la calidad de sus productos- tienen la participación en este tipo de convocatorias.

Es un fin esencial del COAVN la defensa de los intereses profesionales de los arquitectos y de la sociedad en tanto que usuaria de la arquitectura. Por ello te invito a que leas la carta de la Decana al alcalde Gorka Urtaran, y te comunico que, salvo que el Consistorio modifique el pliego en los términos señalados, tanto la Decana como yo declinaremos la asistencia al jurado del concurso.

Jorge Fernando Magán

Presidente del COAVN-Álava

Mar. 17 2017

Nuevo curso de modelado BIM

La Delegación en Álava del COAVN ha organizado un nuevo curso básico de modelado BIM (software REVIT de AUTODESK) que se desarrollará los meses de abril y mayo, en la sede de la delegación (General Alava, 22, 1° 01005 Vitoria-Gasteiz) en horario de 11:15 a 14:35 horas.

Las fechas del curso serán los miércoles y viernes comprendidos entre el 5 de abril y el 31 de mayo (5-7-12-19-21-26 de abril, y 3-5-10-12-17-19-24-26-31 de mayo) y su duración es de 50 horas. 

El precio es de 200€ colegiados COAVN; 120€ colegiados COAVN con menos años de 5 años de colegiación; 300€ no colegiados COAVN y otros técnicos.

Los matriculados deberán asistir al curso con un ordenador portátil con sistema operativo Windows 7 o superior. Los interesados deben enviar un mensaje a secretaria@coavnalava.com antes de las 13:00h del miércoles 22 de marzo. Una vez configurado el grupo del curso, se adjudicarán las plazas previo abono de la matrícula correspondiente.

REVOLUCIÓN EN EL MODO DE CONSTRUIR 

BIM es el acrónimo de Building Information Modeling y es la metodología que ya se emplea plenamente en algunos países del mundo y que la directiva europa (2014/24/UE) pide que los estados miembros vayan adoptando.   

Reino Unido lo incorporó el pasado mes de abril para todos los proyectos con fondos públicos siguiendo el ejemplo de los países nórdicos que han estado a a la cabeza en este campo: en Finlandia, Noruega y Suecia su uso es obligatorio desde 2010, y en Holanda desde 2012.

En España se creó en julio de 2015 la comisión para la implantación de la metodología BIM. A pesar de que no hay una fecha concreta para su obligatoriedad en España, son ya casi un 25% las empresas que utilizan BIM para el 50% o más de sus proyectos, según datos de es.BIM

Feb. 24 2017

#BIM revit